Campamento de Verano: Resumen 29 y 30 de Julio

¡El tiempo vuela cuando te diviertes! Estos días llenos de juegos, risas y amistad llegaron a su fin, pero no sin disfrutar hasta el último momento.

Sábado 29 de Julio

El sábado amaneció con un aire de emoción y nostalgia, ya que era el último día del campamento. Sin embargo, aún quedaba mucha diversión por delante. Por la mañana, tuvieron su última sesión de diabetología, pero esta vez de una manera diferente: ¡jugaron al famoso juego «pasapalabra» con preguntas sobre descompensaciones! Con un rosco de verdad, los niños demostraron sus conocimientos mientras aprendían sobre el cuidado de su diabetes de una manera amena y educativa.

Después de la sesión, llegó el momento de disfrutar de la piscina bajo el cálido sol del verano. Los niños se sumergieron en el agua, compartieron risas y se divirtieron juntos. Fue una forma perfecta de crear recuerdos inolvidables antes de prepararse para partir.

La hora del almuerzo llegó, y todos se sentaron a disfrutar de una deliciosa comida mientras compartían anécdotas y risas. Pero tarde o temprano, todos los buenos momentos deben llegar a su fin, y fue entonces cuando llegó el momento de hacer las maletas. Aunque fue un momento agridulce, la anticipación por el evento de la noche, un «Got Talent» preparado por los propios niños, llenó de emoción el ambiente.

Para hacer el evento aún más especial, se les entregó a cada niño una banda de «miss», reconociendo así las cualidades únicas de cada uno de ellos. La creatividad y el ingenio se desbordaron mientras los niños imaginaban, diseñaban y ensayaban sus actuaciones para que fueran todo un éxito.

Domingo 30 de Julio

El domingo marcó el final del campamento en el Chaté, pero no sin celebrar el último cumpleaños en el desayuno. ¡Feliz cumpleaños, Álvaro! Fue una manera especial de honrar a uno de los campistas en su día especial y fortalecer aún más los lazos de amistad entre todos.

Después del desayuno, llegó el momento de despedirse del campamento y cargar las maletas en el autobús. Aunque la despedida fue emotiva, los niños llevaban consigo corazones llenos de recuerdos inolvidables y la promesa de volver a verse en futuros encuentros.

Pero antes de decir adiós por completo, disfrutaron de un último almuerzo juntos, compartiendo risas y planes para el futuro. Los lazos de amistad y apoyo que se forjaron durante estos días de campamento serán un tesoro que los niños llevarán consigo siempre.

Finalmente, se despidieron los campistas de Huesca y Zaragoza, dando por concluida esta inolvidable aventura circense del año. Cada uno regresó a casa con nuevos aprendizajes, experiencias enriquecedoras y, sobre todo, la certeza de que la diabetes no es un obstáculo para disfrutar de la vida al máximo.

El campamento de verano para niños con diabetes en Zaragoza dejó un impacto duradero en cada uno de los participantes y creó una comunidad de apoyo y amistad que perdurará mucho más allá de esos tres días. Hasta el próximo verano, donde nuevos recuerdos y experiencias esperan a los valientes y alegres campistas. ¡Gracias a todos los que hicieron posible este maravilloso campamento!

Colaboran con nuestro Campamento:

Deja un comentario

14 − 1 =

Asociación Diabetes Zaragoza